Voy a empezar este artículo contándote una historia personal para luego hablarte sobre el autocuidado.

Cuando era una adolescente, no tenía ni idea de lo que era el autocuidado ni de lo importante que es para tener una vida sana. No sabía cuándo tenía que parar, ni cómo relajarme (a día de hoy eso todavía me cuesta), ni cómo despejar la mente o cómo cuidar mi cuerpo, alma o mente.

Con comer, dormir unas horas y moverme era suficiente, ¿no? Pues, no.

Empecé a ser consciente de la necesidad del selfcare cuando tuve un susto por la salud, en parte por un exceso de estrés al fallecer mi padre. Había llevado a todo mi ser al límite. Estaba cansada, drenada, no tenía energía de ningún tipo, era como un robot. Estudiaba y trabajaba todo el día. Ni siquiera estaba manejando mis sentimientos. Simplemente, los apartaba. Al final todo explotó y caí enferma. No voy a entrar en detalles, pero mi equilibrio interno era inexistente.

En este artículo te voy a contar todo lo que he aprendido de autocuidado hasta ahora y cómo influye esto en tu vida como bruja.

¿Cuándo experimenté el autocuidado por primera vez?

Mi primer encuentro con el autocuidado fue cuando salí del hospital después de lo que te acabo de contar. Ahí fui consciente de la importancia de cuidarse. No puedes vivir mucho tiempo sin hacer caso a tu cuerpo y mente, o acabas colapsando.

Imagínate cómo estaba mi energía interna. Eso era una pesadilla. No podía ni concentrarme, ni meditar, ni pensar en un hechizo. Nada de nada. No me ayudaban ni los minerales, no me funcionaba la intuición, no podía leer las cartas… Tenía que hacer algo.

Me costó mucho, no por esfuerzo, más bien por constancia. Por suerte, los resultados son a corto y medio plazo. Fui recuperando mi energía, mi intuición y mi “magia”. Aprendí a comer mejor, a moverme, a encontrarle el gusto de nuevo a meditar. La gracia de la vida es aprender y yo aprendí mucho. Es más, siempre será una estudiante del autocuidado y aprendo cada día una cosa más que me ayuda a mantener un equilibrio constante.

Constante pero no permanente, porque eso sería una locura. La vida da muchas vueltas y no todos los días son iguales. Un día estás a tope y al siguiente tu cuerpo, mente y espíritu te dicen “basta, descansemos, no puedo más”. Aprender a interpretar esas señales es el primer paso para el selfcare, para poder actuar en consecuencia. Esto se aprende con la práctica.

Te cuento esta historia para que puedas darte cuenta de lo importante que es para una bruja cuidarse a nivel mental, corporal y espiritual. A continuación, te dejo todos los trucos que conozco para el autocuidado en una bruja y ¡espero que puedas aprender algo interesante para cuidar de ti misma!

¿Por qué es importante el autocuidado?

Ya lo debes haber deducido por la historia personal que te acabo de contar. Sin autocuidado, una bruja está perdida.

  • Si descuidamos nuestra mente, cuerpo y espíritu, nos quedamos sin fuerza vital, nos debilitamos.
  • Cuando no estamos bien con nosotras mismas, ¿cómo vamos a ayudar a los demás?
  • Al perder el equilibrio, perdemos las conexiones con el mundo espiritual. No escuchamos a nuestra intuición, no conectamos con las cartas, los minerales mágicos no nos hacen efecto…
  • Si estamos débiles y agotadas, no podemos enfocar nuestros buenos deseos, no podemos formular peticiones ni hechizos.

Es más, no solo la vida diaria (estudios, trabajo, familia…) nos agota. Podemos vernos afectadas por eventos astrológicos, por tragedias mundiales debido a la empatía, por catástrofes naturales, por el cambio entre Sabbat, por absorber demasiada negatividad ajena o incluso por usar demasiado nuestros dones sin un descanso entre medio.

¿Quieres saber cómo reponer tu energía? ¡Sigue leyendo!

Equilibrio entre cuerpo, mente y espíritu

Como te he ido explicando, entiendo el autocuidado como un acto en 3 partes: 

  1. Parte física
  2. Parte mental
  3. Parte espiritual

Estas tres facetas son el conjunto de un ser humano. Así es más sencillo de entender y abarcar. Sin agobios, siempre un paso tras otro.

Cuida tu cuerpo, va a estar contigo toda la vida

Las personas también se rompen, no solo la maquinaria. El cuerpo, como organismo, tiene sus límites y suele avisarnos para que paremos. Interpretar esas señales te facilitará tu rutina de autocuidado.

Debo hacer un inciso y explicar que, en ocasiones, el agotamiento mental se refleja en dolencias físicas (dolor de cabeza, debilidad…). En estas situaciones, hay que hacer un tratamiento integral y, por qué no, ir a dormir un rato.

Vamos a cuidar nuestro cuerpo con los siguientes consejos (que no sustituyen la opinión de un médico):

Come bien

comer bien autocuidado

Esto es una obviedad. Hay que comer bien para estar sanos. El cuerpo necesita extraer energía de los alimentos para poder funcionar. La mente también se alimenta de esa energía en cuanto a su parte física se refiere. ¿Sabías que, incluso en reposo, el cuerpo consume energía para mantener las funciones básicas como respirar y pensar?

Pero, ¿qué es comer bien? No nos vamos a meter en recomendar dietas imposibles o restrictivas. En mi caso, la dieta Mediterránea es la que sigo, por la zona en la que vivo es fácil conseguir frutas y verduras de temporada, aceite de oliva, carne, pescado, legumbres y lácteos. Me gusta seguir los Sabbats y lo que ofrece cada temporada. La naturaleza es muy inteligente y ofrece cosas muy nutritivas en cada estación.

Come lo que te pida el cuerpo, lo que se llama alimentación intuitiva. ¿No tienes hambre? No te agobies. ¿No te puedes acabar el plato? Lo guardas. ¿Quieres repetir? ¡Adelante!
Por supuesto, todo esto es muy genérico. Hay que saber distinguir también cuándo comemos más por ansiedad o dejamos de comer por un estado de ánimo bajo. La clave es en escuchar a tu cuerpo y aprender a interpretar sus señales.

La comida es un autocuidado y si eliges aquello que te aporta la tierra y evitas los alimentos procesados, tu cuerpo lo agradecerá. ¡Pero sin agobios! De vez en cuando un plato de comida rápida o un dulce no va a reducir tu energía si el resto de los días comes sano.

Y, por supuesto, lo habrás escuchado hasta cansarte. Bebe agua.

No pares de moverte

El otro día me dijeron que, cuando paras de moverte, empiezas a morirte. ¡Y cuánta razón tiene esa frase!

Yo lo he visto. He visto cómo una persona dejaba de moverse y, poco a poco, fue enfermando y murió. Dejó de caminar, de pasear, de socializar y enfermó. Los detalles son muy duros, pero es un ejemplo del por qué no debemos dejar de movernos.

Nuestro cuerpo está hecho para moverse, tiene articulaciones, está sostenido por unos huesos fuertes, un equilibrio exquisito, unos músculos poderosos y unos órganos que funcionan todos juntos para que puedas hacer muchas cosas.

Aquí viene mi parte favorita del autocuidado. ¿Te has fijado que, como bruja, tienes afinidad por unos elementos más que por otros?

A mí, por ejemplo, me gusta el agua y la tierra. El fuego es interesante, pero aterrador y el viento me da dolor de cabeza y procuro evitarlo.

No hace falta que te vuelvas loca con rutinas de fitness imposibles y levantamiento de peso extremo 5 días a la semana. Identifica qué elemento es tu favorito y prueba cosas nuevas. Aprovecha tu práctica de movimiento para cargar energía natural.

4 elementos y sus deportes

  • Si eres afín a la tierra, al campo, a la naturaleza, ¿por qué no salir a pasear por el campo? También te recomiendo practicar yoga para estar en contacto con el suelo y cargar tus energías.
  • Si eres afín al viento, existe el yoga aéreo, que es impresionante de realizar y te saca de la rutina completamente. También puedes probar con deportes aéreos como parapente o paracaidismo. Si buscas algo más calmado, la danza de vientre, la barra o el baile es algo que te conectará con el movimiento del viento de manera más espiritual, dándote la libertad que buscas. ¡Usa tu imaginación!yoga aéreo selfcare aire
  • Si eres afín al agua, lo tienes fácil. ¡Nadar! O puedes practicar buceo o surf si tienes la oportunidad. Irónicamente, yo nunca aprendí a nadar y este tipo de actividad no la puedo hacer, aunque me siento muy en sintonía con el agua. Aprovecho esta conexión de otras formas, como paseos por la playa o duchas largas.
  • Si eres afín al fuego, no puedes ir haciendo hogueras en cada esquina, pero puedes probar las impresionantes cariocas de fuego, parecido a los malabares con fuego. Cuando las vi por primera vez me dejaron maravillada. Te comparto un vídeo para que veas de qué hablo.Para las personas afines al fuego, las artes marciales son muy recomendables, más seguras que las cariocas de fuego y potencian el fuego interno de cada persona.

¿Sabes? Hay una serie, que se llama Destino: la Saga Winx, y ahí puedes ver cómo cada hada siente afinidad con su elemento y hace actividades de acuerdo a ello. Puede parecer algo infantil, pero tiene mucho sentido. Disfruta del movimiento, no lo aborrezcas. Es la clave para ser constante.

Descansa cuanto necesites

dormir bien autocuidado

El cuerpo es sabio y te dice cuándo parar a descansar. Y si crees que has descansado suficiente y sigues con sueño, puede ser problema del colchón o de la calidad y cantidad del sueño. Hay que averiguar por qué no estás descansando bien. Las infusiones de hierbas, los aceites esenciales o los sonidos relajantes pueden ayudarte a dormir mejor.

Yo era de esas personas que pensaba que estaba bien con dormir entre 6 y 8 horas. Al final, siempre dormía justas 6 horas. Estaba agotada siempre. Incluso con 8 horas, no me daba la energía para llegar al final del día. Y eso de recuperar sueño el fin de semana… no funciona.

¡Imagínate cuando descubrí que mi cuerpo necesitaba entre 9 y 10 horas para funcionar!

Es más, hay otras personas que necesitan hacer varios descansos durante el día para poder hacer todo lo que se proponen. ¡Y esto no está mal! Es así cómo funciona su cuerpo y lo que les pide. No es que sean vagos, es su manera de administrar la energía.

Puedes aprovechar un día a la semana para darte un baño relajante con aceites esenciales y descansar todo el cuerpo. Los masajes, leer un buen libro, la acupuntura o las pedicuras y manicuras son otra manera de descansar, aunque no lo parezca. ¡El cuerpo tiene muchas maneras de tomar un descanso! Lo importante es que descanses en un lugar seguro y en el que te sientas cómoda.

Abraza todo lo que puedas y ríe

Parece una tontería, pero el contacto físico marca la diferencia entre encontrarse regular o encontrarse bien. Tiene una explicación científica que está relacionada con las hormonas que producimos cuando abrazamos y nos abrazan.

Me pasé toda mi adolescencia sin dar apenas un abrazo. No me gustaba que me tocasen. ¡Todo lo que me perdí no lo voy a recuperar! Ahora procuro abrazar a mis seres queridos siempre que puedo, o se dejan. Nunca se sabe cuándo un abrazo puede ser el último o el que sea determinante para la otra persona.

Y, por supuesto, ríe siempre que puedas. Esto también tiene un efecto beneficioso en tu organismo gracias a la liberación de hormonas de la felicidad.

Cultiva y cuida tu mente, nunca dejes de aprender y meditar

Otra de mis partes favoritas: aprender y expresarme mediante el arte y las manualidades. También hay que cuidar la mente para que el cuerpo no se resienta. Muchas veces, la mente está enferma y esto se ve reflejado en el cuerpo.

Una bruja nunca deja de aprender

Creo que no voy a parar de aprender y estudiar hasta el día en el que la diosa reclame mi alma y me reúna con mis ancestros. Cultivar y enriquecer la mente es muy importante, ayuda a reforzar la memoria, activa la agilidad mental y nos da las claves para ser mejores conocedores del mundo que nos rodea.

Estudia, practica y aprende. Con esto, mantendrás tu mente activa y equilibrada. Puedes cultivar tu mente leyendo libros, también componiendo música, tocando un instrumento, haciendo puzles, aprendiendo un idioma… ¡Aquí tú eliges!

Arte

¡El arte es tan importante! Ser creativos nos ayuda a expresarnos, a conocernos y a relajarnos. Aquí puedes elegir entre muchas actividades. No hace falta que sepas pintar o dibujar, también vale escribir una novela, cantar, escribir un diario, hacer manualidades, tejer… ¡Para mi arte es expresión y diversión!

Mediante una actividad creativa, podrás dejar salir tus sentimientos y pensamientos. De esta manera, estarás más centrada y no se te podrá resistir ningún ritual.

Meditar

Por supuesto, para cuidar tu mente debes aprender alguna manera de meditación, mindfulness, concentración…

El objetivo es tener más resistencia al estrés y a la ansiedad, no preocuparnos tanto y saber despejar la mente en los momentos en los que una bruja lo necesita. Por ejemplo, durante un hechizo o una tirada de cartas de tarot, necesitas estar concentrada, con la mente despejada y lista para entender a tu intuición y recibir energías y mensajes.

Aquí te dejo un artículo donde te explico cómo iniciarte en el mundo de la meditación. Si no te sale a la primera, ten paciencia y encuentra tu método.

ATENCIÓN También es cierto que la meditación, aunque ayuda, no es la solución a todos los problemas mentales y que hay momentos en los que necesitamos la ayuda de un profesional de la salud mental. Por eso, siempre insisto en que, si necesitas auxilio, acudas a un psicólogo profesional y pidas esa ayuda. No luches a contra corriente cuando existen ayudas externas para ello. Créeme, acudir a un psicólogo puede marcar la diferencia y te ayudará a entender y manejar tus emociones para que no te hagan daño. Luego, puedes complementar tu tratamiento psicológico con buenas prácticas para tu autocuidado.

No olvides tu espíritu, reza y conecta

Puedes nutrir el espíritu de miles de formas diferentes. Hay personas que se centran en una religión (hay brujas de muchas religiones, no solo wiccanas y hay que respetar cada punto de vista). Otras, conectan con su energía interior mediante la meditación, el reiki o las artes marciales como el Tai Chi.

También puedes conectar con tu espíritu y traerle paz con las oraciones a la diosa. Otras brujas son de naturaleza onírica y encuentran la paz en los sueños. Si es tu caso, puedes plantearte llevar un diario de sueños para tomar nota de todo lo que sueñas y analizarlo después.

El objetivo es encontrar la paz interior, la alegría y la ligereza de espíritu, que nada te lastre y te impida avanzar en tu camino de bruja.

Una lista con cosas que puedes hacer para cuidar tu espíritu:

  • Meditar (con cristales, mejor)
  • Orar a tu(s) dios(es)
  • Pasear por la naturaleza, conectar con ella
  • Llevar un diario de sueños, potenciar los sueños lúcidos
  • Practicar reiki, Tai Chi u otra disciplina que te ayude a conectar con tu espíritu

¿Y si no tengo tiempo?

Como dicen por ahí, si no tienes tiempo para cuidar de ti, más adelante tendrás que buscar tiempo para enfermar. Así de claro. A mí me costó mucho meterme esto en la cabeza, varios sustos con la salud y advertencias de mi cuerpo.

Siempre recomiendo comenzar despacio a introducir nuevas actividades de autocuidado a tu rutina.

Prueba y quédate con las que te gusten y te sirvan. A partir de ahí, procura ser constante. También ten en cuenta que es mejor 10 minutos de autocuidado al día que 0 minutos.

¡Cada granito de arena acumulado hace luego un montón!

Por ejemplo, puedes leer un libro cada noche antes de dormir durante 10 minutos y adoptar esta nueva costumbre. También puedes realizar estas actividades con algún amigo o familiar. ¿Sabes que se puede meditar en grupo? Así es más difícil abandonar una costumbre.

Realmente vale la pena el esfuerzo.

Y a ti, ¿cómo te gusta emplear tu tiempo en el autocuidado? ¿Cuál es tu actividad favorita para encontrarte contigo misma?


Zoe

¡Hola! Soy Zoe Renne Revilois pero puedes llamarme Zoe.   Si tuviera que definirme en unas pocas palabras diría que soy una joven escritora, con ganas de acaparar todo el conocimiento posible.   También soy una bruja. De las buenas. Y quiero compartir las cosas que sé sobre el mundo mágico. Espero que el contenido de este blog te parezca interesante. ¡Feliz Lectura!

2 comentarios

Bruja Moderna · 28 de marzo de 2022 a las 12:40 pm

Interesante artículo, sobre todo en lo que se refiere al descanso, que a menudo no valoramos tanto como deberíamos, o no le damos la importancia necesaria.
Gracias por tus consejos.

    Zoe · 30 de mayo de 2022 a las 2:25 pm

    Tienes mucha razón. El descanso está, incluso, mal visto.
    Gracias por leerme y comentar! 💕

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad