La magia no es solo algo que haces. La magia es algo que eres.
Conexión con la naturaleza

¡Hola! Soy Zoe Renne Revilois pero puedes llamarme Zoe.

Si tuviera que definirme en unas pocas palabras diría que soy una joven escritora, con ganas de acaparar todo el conocimiento posible.

También soy una bruja. De las buenas. Y mi camino en la magia me está guiando a un conocimiento pleno de mi misma y de las cosas que me rodean.  Gracias, Gaia.


Entre las mujeres a las que la Iglesia consideraba "brujas" estaban las que tenían estudios, las sacerdotisas, las gitanas, las místicas, las amantes de la naturaleza, las que recogían hierbas medicinales, y "cualquier mujer sospechosamente interesada por el mundo natural".
Dan Brown
El Código da Vinci
Cuerpo, mente y espíritu

Una bruja sabe que en el equilibrio del cuerpo, la mente y el espíritu se encuentra la armonía definitiva. Y siempre en sintonía con la naturaleza.

Un poco sobre mi

¿Por dónde empezar? Me gustan los días de lluvia, la tierra es muy agradecida y yo también. Pero tiene que llover con ganas, de esa lluvia que parece una cortina de agua. Me hace sentir en paz, acalla el ruido de la ciudad y la gente debe refugiarse en su hogar.

El verano no es mi estación favorita, aunque el solsticio de verano es muy poderoso. Prefiero el otoño o el invierno. Sentir el frío aire entrar en mis pulmones me hace sentirme viva.

Me gustan las cosas bonitas, incluso cuando son ridículamente bonitas. Como los pasteles de cumpleaños con figuritas de super héroes, azúcar hasta la bandera y muchos adornos brillantes.

Pero también me gustan las cosas que los mortales comunes consideran siniestras o que dan miedo. Una casa encantada, un ramo de flores secas, una capa larga y negra, un gato tuerto, fantasmas, Edgar Allan Poe, Lovecraft…

La belleza también está en todas esas cosas. Porque existen, equilibran, son, fueron, permanecen, tienen sus historias, enseñan lecciones y nos acompañan todos los días.

Suelo pasar mi tiempo libre escuchando música, escribiendo, leyendo, viendo series y planeando viajes que puede que nunca realice.

También me gusta pasear pero, por capricho del destino o ironías de la vida, me sienta mal la luz del Sol. No, no soy un vampiro o una bruja ermitaña que solo sale de noche, simplemente mi organismo no tolera el calor.

Pero sí puedo pasear de noche, cuando la gente prefiere volver a casa, cuando las cosas se ven de otro color y cuando la luna y las estrellas se hacen visibles a los ojos humanos.

¿Cómo me hice bruja?

¿Cuándo se convierte una en bruja? ¿Las brujas nacen o se hacen?

Soy de las que piensa que una bruja nace y se hace.

Una no nace siendo consciente de su naturaleza brujeril. Se va dando cuenta con los años. A veces tienes suerte y tienes una mentora. Otras, toca darse cuenta una misma.

Por suerte, yo tuve una maestra.

Mi madre, mi mentora. Son incontables las noches que hemos pasado hablando de misterios, magia, historias del bien y del mal, fantasmas, espíritus perdidos, fuerzas ocultas y viajes astrales.

¡Todavía me acuerdo que tuve mi primer viaje astral sin darme cuenta! Fue mi madre la que, sorprendida, me dijo una mañana: “esta noche te he visto viajando”.

Y es que una bruja, nace con su don, pero se hace con el tiempo, acumulando conocimiento, experimentando, viviendo, viajando.

¿Cómo me hice bruja? En mi caso, en mi familia no hay un rito a seguir. Más allá de el día en el que una se “convierte en mujer”, se activa algo especial, una percepción adicional que hay que aprender a controlar. La magia sin controlar te puede meter en problemas.

Es más, creo que todavía me queda mucho camino por aprender. Simplemente se es bruja, y cada día se aprende algo nuevo.

Por desgracia mi madre ya no está físicamente para enseñarme sus secretos. Se quedaron muchas cosas en el tintero que voy a tener que aprender por mi misma. Pero el camino seguro que será emocionante y lleno de aventuras mágicas.

¿Aprendemos juntas? 

¿Por qué Cosas para Brujas?

Después del fallecimiento de mi madre, me encontré con mucho conocimiento aprendido durante todos los años que compartí con ella, pero todo estaba en mi mente, nada estaba ordenado, ni mucho menos escrito.

Intenté compartir varios pensamientos con mis amigos y amigas, pero no es suficiente.

Sin embargo, desde esta página web siento que podré ordenar todos estos conocimientos, compartirlos y ampliarlos.

Seguro que también los encuentras interesantes.

¡Que tu estancia en esta página sea lo más mágica posible!

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad